Cocina elegante en Eslava

¡Qué bonita esta cocina! cuando cayó en mis manos… su dueña, la familia… tranformación completa de un espacio que nunca se había tocado. Que conservaba su cocina original, su extracción con ventilador y su fresca recocina donde dejar curando el jamón o embotada la mermelada.

Necesitaban abrir espacios para disfrutar en familia, celebrar las reuniones cómodos y con gusto… tirar tabiques, nivelar suelos y crear una gran zona de comedor con mesa extensible era fundamental… por ahí comenzó a fluir todo.

El entorno pedía un estilo de siempre que contrastara con las lineas modernas de las cocinas actuales, porque «B» es así… mentalidad joven y moderna para su tiempo, con ganas de cambio y disfrutona a tope de su familia. Por eso la mesa de comedor con ese punto clásico la enamoró… al aparador a juego y el revestimiento de papel tejido y texturizado que aporta el toque cálido y transmite la luz de forma diferente.

Color porcelana en los muebles combinando la madera nogal, con zona de columnas en la parte de cocina, enfrentada a la de muebles bajos donde cocinar, con mósulos suspendidos para cubrir el almacenaje de todo lo que aún se sigue cocinando y embotando… ¡suerte de aquellos que conservan sus abuelas!. El suelo porcelánico de gran formato para evitar juntas y dar sensación actual. Una combinación de lo moderno y lo clásico que empasta perfecto y mantiene el estilo una vez que pasas a otra estancia.

Un regalo de proyecto en el que cada visita era salir con algo en las manos. A pesar de los inconvenientes que conllevan las casas de pueblo con esa antigüedad y los plazos demorados… fue una experiencia increíble que siempre mantendré en el recuerdo. ¡Ya tienen un espacio bonito en el que disfrutar juntos!

Scroll al inicio