Nuevo color

Estos papis de familia lo tenían claro… las niñas ya estaban mayores para compartir espacio y si hacían esa separación, implicaba transformar el espacio de los tres peques de la casa.

Super diferentes, de carácter y gustos… tenían claro el estilo y muchas ideas alborotadas en sus cabecitas, que hicieron que pudiera plasmar un orden lógico lleno de color y movimiento.

«A» creativa, amante de los animales y con puntito loco… ella es color, luz y magia… es alboroto y alegría… necesitaba un gran escritorio para sus creaciones y una cama bonita con un aparador de puertas que pudiese contener todas sus «historias». El toque del conejito en cojin hizo las delicias y casaba perfecto con el papel estampado, colocado por encima de un zócalo lacado con retroiluminación. Marca la cama un cabecero de ratán para crear calidez y un banco de mimbre a los pies para cerrar el ambiente antes de la zona de escritorio donde se almacenan las ideas.

Su hermana «N», la mayor… el ejemplo al que copiar… necesitaba su espacio y poder cerrar la puerta sin que nadie le moleste o le toque sus cosas… ¡bendita infancia!. Algo más tranquila y devoradora de libros, su color tenía que ser el mint… que calma, relaja y ayuda en la concentración y el descanso. El detalle infantil en los cojines de cama y un gran escritorio con mucha estantería donde poder colocar su lectura. Un acierto el modular OLUT con gran capacidad, pero poca carga visual por sus costados ligeros de metal lacado.

El chico, «J»… fútbol a tope, fan de la batería y muy juguetón… había que rebajar el «ruido» y llenarlo de colores suaves, maderas ligeras y punto de contraste añadido en tiradores y perfiles de estantería para vestir sin recargar. Cuadros y colores cálidos en la cama… con gran alfombra central donde poder jugar incansables horas y grandes cestos donde recoger sus juguetes.

Todos los dormitorios con tejidos naturales de algodón y fáciles de lavar… estores de lino de YUTES… papeles decorativos no lavables, pero protegidos por zócalos lacados y complementos a gusto de cada uno de sus dueños. Espacios duraderos con toques infantiles que en su día tornarán con el cambio de tejidos y papel… una apuesta segura que ha hecho que cada espacio y cada hijo puedan tener su propio orden… importante para ellos y para los que somos padres… bonitas, funcionales y ordenadas y yo encantada.

Scroll al inicio