Salón & bebés

Esta clienta llegó a nosotros por recomendación…quería un cambio en varias zonas de una casa en la que llevaban una año viviendo y no se sentía cómoda. Su prioridad, entrada, salón y dormitorio infantil, a compartir entre dos hermanitos pequeños.

Como en cada trabajo que realizamos, la idea parte fundamentalmente de las primeras conversaciones que mantenemos con cada uno de vosotros, en las que captamos detalles y gustos y sobre todo, necesidades que teneis y no sabeis ordenar. A partir de exprimir la funcionalidad de cada espacio, se trabaja después sobre la decoración.

Con ella estaba claro que los tonos tenían que ser neutros, suaves y escasos de contraste. Su personalidad es tan definida que nuestra propuesta, costó en un principio pero, acabó por encantarle.

El hall alargado, con suelo cerámico, resultaba demasiado frío pero, empapelar las paredes  le aportó la calidez necesaria al entrar …y una pieza ligera con un gran jarrón  como protagonista, han sido  la clave para vestir sin recargar. De esta forma el salón, al fondo abierto con una barandilla en metal, debía estar conectado en tonos y materiales. Con esa premisa, empleamos el mismo papel como nexo y un estampado floral en la pared principal, aportando un toque de elegancia y estilo. Estampado que utilizamos como paleta de color para los complementos. Algunas piezas existentes y otras nuevas han formado el equipo perfecto.

Por otro lado, una habitación pequeña y abuhardillada, era el dormitorio de la pequeña Clara. Pero, al estar en camino un hermanito, se decidió ampliar el espacio y hacer una habitación de descanso y juegos, donde los dos pequeños puedan compartir sus ratos de relax y diversión. Siguiendo la linea del resto, tonos claros y empolvados, sin estridencias y con toque bebé. Todo un acierto que, a mi personalmente, me tiene enamorada.

Muchas gracias por dejarnos hacer y a seguir creando momentos familia!!

Scroll al inicio