Sueño cumplido

Cuando llevas tanto tiempo buscando un piso apropiado a tus cambios y lo encuentras, es una  satisfacción  enorme que contrasta con el hecho de verlo deteriorado y tener que sumergirte es su transformación.

Así llegó a nosotros este piso en uno de los bloques característicos de Pamplona, situado  en buena  zona y con vistas y altura inmejorables. La orientación totalmente favorable y máxima luz.

La reforma  integral  se  propuso  desde  el inicio, dado que era un piso sin  ninguna  mejora desde  su construcción. Eso  hizo que únicamente  se  mantuvieran  las paredes externas y el espacio interior fuera un lienzo en blanco para disponer a nuestro gusto.

Con unos clientes totalmente entregados a nuestras propuestas, se buscó ganar el mayor espacio de almacenaje y crear zonas comunes para una vida en familia.  La entrada se presentó como un todo gracias a la cocina abierta que alberga una isla central, punto  de  reunión de  muchos momentos. La combinación de texturas naturales con elementos más modernos hacen el tándem perfecto por los distintos rincones.

Un salón amplio con zona de comedor y un rincón de escritorio junto con un armario de gran capacidad, conforman el núcleo más transitado de la casa.

Las  habitaciones  separadas  por una puerta  de  la   zona común, se  adaptaron  a los  gustos  de cada  miembro de la  familia. Así  al adolescente  se le propuso  mueble  sencillo  con  tejidos  en contraste más oscuros, a la chica una habitación en tonos crudos y malvas, con ciertos toques  dorados y el dormitorio principal, combinado en maderas naturales con tejidos en colores tostados y cálidos. Una iluminación más moderna, y en zonas de forma indirecta, aporta el toque actual sin hacerlo frío. Los papeles decorativos fueron elegidos, una vez más, para que sumaran  elegancia y personalidad a cada estancia.

Después de varios meses, la respuesta a nuestro trabajo fue perfecta. Encantados de trabajar en proyectos como este y con personas como ellos.

Scroll al inicio